Print Friendly and PDF

Cuidados de los Hognoses o Heterodones nasicus

Hibernación de los Hognoses o Heterodones nasicus

Los hognoses, en estado salvaje hacen lo que se llama una brumación durante los meses más fríos del año, suelen hacer agujeros bajo tierra o bien aprovechan una madriguera abandonada. En cautividad los hognoses o Heterodon nasicus es importante que puedan hacer también la brumación, (no es lo mismo hibernar que brumar, hibernar es un estado de sueño, brumar un estado semi-latente, por lo que diremos que nuestras hognoses (bruman no duermen). La brumación es un estado en que nuestros hognoses son muy poco activos y dejan de comer aunque pueden beber, es durante la brumación que el esperma del macho madurará y las hembras desarrollaran sus óvulos para la temporada de cría.

En estado salvaje, cuanto más al norte las hognoses empezarán antes su brumación pudiendo permanecer las que habitan en el sur de Canadá hasta 6 meses brumando hasta que la primavera calienta la atmósfera. En cautividad nuestras hognoses bastará de 8 a 12 semanas para que su ciclo hibernal se complete, aproximadamente entre finales de noviembre y finales de enero.

Antes de poner nuestras hognoses a brumar es importante estén en perfecto estado de salud, puesto que sin calor cualquier dolencia menor puede volverse más grave que podría ser fatal de no actuar a tiempo, por eso inspeccionaremos el estado de nuestros hognoses  y si es necesario lo llevaremos a un veterinario especialista en reptiles.

La preparación para la brumación de nuestras hognoses será pues a principios de noviembre  dejaremos de darles de comer, es importante vacíen durante al menos dos semanas sus intestinos puesto que sin calor sus estómagos son incapaces de digerir comida, y de quedar restos en su aparato digestivo estaríamos avocados a un fatal destino para nuestra hognose. A partir de mediados de noviembre y durante unas dos semanas iremos bajando la temperatura hasta los 12-15 grados, es bueno para ellas durante ese período estén a oscuras aunque no es un requerimiento indispensable. Algunos criadores les ponen un bol con un poco de agua, otros ofrecen agua una vez por semana y aprovechan para ver el estado de sus hognoses. Si en una de las comprobaciones rutinarias observamos que alguna de nuestras hognose no aparenta un estado saludable es importante sacarla de su estado de brumación, calentarla y llevarla a un veterinario para que la examine.

A finales de enero empezaremos a subir la temperatura durante dos semanas aproximadamente hasta restablecer la temperatura normal, pasados unos 3 o 5 días ofreceremos comida  algo más pequeña de lo habitual la siguiente comida puede ser  ya de tamaño normal,  las hembras suelen comer los machos suelen rechazarlo hasta no haberse apareado, pasado un mes nuestras hognoses estarán listas para reproducirse.
Cuidados | Características | Alimentación | Cría | Terrario | Enfermedades | Hábitat natural | Hibernación