Print Friendly and PDF

Cuidados de los Lystrophis pulcher

Cría y reproducción de los Lystrophis pulcher

Las Lystrophis pulcher fácilmente están siendo criados en cautividad en los últimos años. Las opiniones sobre si se requiere hibernación (un período de invierno de refrigeración) varían. En la naturaleza su temperatura baja considerablemente durante varios meses. En cautividad la cría ha tenido éxito también sin este período de hibernación. Si no tenemos intención de hacer criar a nuestras Lystrophis entonces no es necesario el período de hibernación. Si tenemos planes de cría de estas serpientes es posible que deseemos probar ambas opciones o ir por la opción más natural, lo que sería un período de hibernación.

Si nos decidimos por la hibernación, debemos alimentar en gran medida a nuestras Lystrophis pulcher un mes antes de bajarles la temperatura.

Después de unas tres semanas de la última comida y cuando sus estómagos estén vacios, ya podemos bajar la temperatura haciendo así la hibernación deseada dentro de un lapso de tiempo de unos pocos días. Si no esperamos a que los intestinos estén vacios para la hibernación podría hacer que nuestra Lystrophis pulcher  muriera, debido a que los alimentos que posee en su interior se pudrirían.

La temperatura sugerida para la hibernación de las especies Lystrophis es de aproximadamente 11 a 13 ° C y durante un período de 8 a 10 semanas.

Una hibernación a temperaturas demasiado altas o bajas puede causar una enfermedad grave para nuestras Lystrophis pulcher, así que debemos asegurarnos de cumplir con las temperaturas requeridas. En este tiempo la serpiente se mantendrá activa solo para abastecerse de agua como de costumbre. No podemos ofrecer ningún alimento durante este tiempo. Si por alguna razón creemos que nuestra serpiente está enferma, debemos retomar la calefacción a la temperatura normal.

Después de la hibernación debemos regular la temperatura de nuestra Lystrophis pulcher a la normalidad. Después de aproximadamente una semana podemos comenzar a ofrecer alimentos de nuevo. Una vez que estemos seguros de que los Lystrophis pulcher han salido de su hibernación y están haciendo vida normal podemos introducir las hembras a los machos destinados a la reproducción.

Colocaremos a las hembras en el terrario de los machos, esto hace que sea más fácil para el macho atraer a la hembra.

Si la cópula se realiza correctamente la Lystrophis pulcher se convertirá en grávida. Nos daremos cuenta al hacerse más grande y a su cambio de comportamiento. La hembra antes de la puesta de huevos se desprenderá de su piel. Si sospechamos que nuestra Lystrophis pulcher está grávida debemos proveer en su terrario de una caja de puesta de huevos. El más utilizado es un simple recipiente de plástico con un agujero en la tapa para permitir a la serpiente entrar o salir. Llenaremos la caja hasta la mitad con musgo húmedo o una mezcla de vermiculita / agua (proporción 1:1 en peso es el más comúnmente utilizado).

Una puesta típica puede variar de 6 a 12 huevos depende del tamaño. Si la hembra de Lystrophis pulcher está saludable puede producir una o más puestas adicionales en el mismo año. Estas puestas son generalmente más pequeñas en tamaño y las pueden producir incluso sin ser reintroducidas al macho.

Una vez puestos los huevos de nuestra Lystrophis pulcher debemos colocarlos en una incubadora. La temperatura debe ajustarse a los 28 grados y la humedad debe estar cerca de un 100 %. Dependiendo de nuestra incubadora y del recipiente que contenga los huevos. El más común es una mezcla de vermiculita o perlita con agua añadida. Cuando se establece correctamente, los huevos de Lystrophis pulcher se deben incubar entre 60 y 80 días, si las temperaturas son un poco más altas pueden eclosionar a los 52 días.

En Hognoses Enigma mezclamos 3 tazas de vermiculita con una taza de perlita. Para alcanzar un buen nivel de humedad añadimos una taza de agua a la mezcla mencionada. Cuando se mantiene la relación de humedad en el sustrato, no hay que añadir durante el periodo de incubación ninguna humedad adicional.

Al poner los huevos de nuestra Lystrophis pulcher en la incubadora, hay que cavar alrededor de un tercio del tamaño del huevo hacia abajo para fijar firmemente los huevos en el substrato. Los huevos no pueden tocar los lados o la parte superior del recipiente de incubación ya que obstruyen el crecimiento. El recipiente de los huevos tiene que ser sellados para mantener el nivel de humedad proporcionada por el sustrato. Sólo hay que dejar un agujero de aire pequeño, para que entre un poco de aire fresco.